domingo, 28 de febrero de 2010

UN EXTRAÑO PERSONAJE


 

Como cualquier otro día, mi madre me preparaba para ir al colegio, yo me oponía llorando, porque mis zapatos estaban agujereados y eran el hazmerreír de toda la escuela. Mi padre tenía intención de comprarme un calzado nuevo pero, mes tras mes, se quedaba en solo eso, una buena intención. El escaso salario que le abonaban en la mina a duras penas daba para el sustento.

Entre continuas negativas y quejas, por fin mi madre consiguió sacarme de casa. Camino hacia el colegio, nos topamos con un grupo de gente que amontonada observaba algo. La curiosidad nos llevó hasta aquel corro. Un ilusionista hacia juegos de magia. Lo allí presentes parecían estar sorprendidos por la anterior demostración. Y como yo, jamás había asistido a tan especial acto, mi madre me permitió asistir a la que estaba a punto de comenzar.

Inició el acto tras algunos preliminares y sin mediar palabra, aquel hombre se acercó a mí, me cogió de la mano y me dirigió hacia el centro del corrillo. Pasó su dedo por mi mejilla con una mueca de aflicción, secándome una lágrima. Acto seguido, introdujo su mano en uno de sus bolsillos y sacó un pañuelo de seda blanca, lo agitó varias veces ante mis ojos enrojecidos y con un gesto de habilidad, cubrió con él, mis raídos zapatos. Mantuvo unos instantes ocultos mis pies bajo aquel suave trozo de tela. Al levantarlo, mi sorpresa fue inmensa. Aquel horrible calzado agujereado había desaparecido y en su lugar, unos flamantes zapatos de charol negro, brillaban relucientes. Los observé unos instantes con admiración, alcé la mirada hacia aquel extraño personaje, obsequiándole una amplia sonrisa de gratitud y sumamente complacido me dirigí con mi madre hacía la escuela.

Aquella noche no quería dormir, me daba miedo despertar y que aquello solo hubiese sido un precioso sueño, pero no fue así. Mis zapatos permanecieron flamantes durante toda mi infancia, incluso aumentaban de tamaño al igual que lo hacía yo.
Aún no me explico como lo logró, pero lo cierto es que ocurrió, y hoy después de tantos años todavía conservo con especial cariño, aquellos mágicos zapatos.

 Margary Gamboa
Safe Creative #1108169874384



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario, sin él este blog no luce igual.

LIBRO DE VISITAS

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

REGISTROS DE MIS OBRAS

Todos los textos publicados en este blogs son de mi autoria y están registrados en
SafeCreative. 
Puedes utilizarlos, siempre y cuando no modifiques el texto y cites autor y procedencia.