jueves, 24 de mayo de 2012

EL REINO DE LAS HADAS







No es producto de mi imaginación, ni de tradicionales leyendas, es, el recorrido de ensueño, por donde transitan las sendas virtuosas que nos llevan desde lo real, a los sueños. Es justo allí donde existe, el Reino de las Hadas. Yo un día vi a una, volaba entre las flores, parecía una mariposa alada, pequeña, suntuosa y delicada.

Sigilosa, la perseguí disimulada, como quien no quiere la cosa. La aceché y cuando me demoraba por cualquier cosa, ella parecía que me buscaba. Me dio la impresión de que pretendía que la acompañara.
Fui bordeando el río, tras ella, para ver hasta donde llegaba. La seguí hasta una pequeña gruta, donde la luz se duerme, donde lo lóbrego manda.
Se ocultó entre túneles de aguas, donde no penetra claridad alguna, pero la luminosidad que desprendía, la delataba.

La gruta era pétrea y empinada. Superé cada obstáculo que se me presentaba hasta llegar a la salida de aquella cueva atezada. Ella, salió de aquella sombría gruta tan exquisita como entraba y yo, salí tras ella, sabiéndome observada.

Al fondo distinguí un frondoso bosque. Yo, estaba como hechizada. Y se me fueron hicieron añicos todos los esquemas, porque aquello me parecía tan divino, como liberado de un delicado poema.

Mas el cielo no era de color azul, si no añil, y las nubes, anaranjadas.
Los pájaros en todas ellas se columpiaban y todos aquellos espíritus divinos parecían tan felices, que reían a carcajadas.

Había multitud de flores de delicados aromas y colores y cada vez aparecían más hadas, una tras otra, envueltas en suaves rumores, entre mágico vuelos y cánticos de amores.
Eran preciosas, delicadas, de la más exquisita de las bellezas, todas ellas parecía divertirse, meciéndose entre las ramas, henchidas de naturaleza.

Sus ropajes eran vaporosos puros, de tules y seda, que se confundían con sus alas. Todas llevaban diademas con campanillas doradas.
Parecían tan sutiles, fascinantes y etéreas. Todas ellas aleteaban y al batir sus delicadas alas, susurros mágicos regalaban. Era como el Edén. Había pavos reales vestidos con espesos plumajes de brillante satén y  suave seda. Abrían sus colas de colores, como sutiles acuarelas.



Fue asombroso, la curiosidad me dominaba. Lo fui viviendo como si estuviese dentro de un cuento y conforme transcurrían los acontecimientos, se me fue desplegando el abanico de inocencia, que aun conservaba. 

Encontré por casualidad un cobijo exquisito, donde siempre es primavera, donde la dulzura existente se transfigura, en leal compañera. Entre su mundo y el mío, no hay límites ni fronteras, solo es un delirio ilusorio de una pequeña quimera.

Autora Margary Gamboa.©todos los derechos reservados


3 comentarios:

  1. Una buena dosis de imaginación que ya quisiera para yo tener.
    De tu mano, he volado por el país de los sueños, entre bosques frondosas y seres peculiares que gozan de la felicidad siempre.
    Gracias por abrirme la puerta, Margary.
    Un saludo, guapa.

    ResponderEliminar
  2. Que hermoso lugar, yo también le conozco!!!!! lindas letras mi amiga bella

    ResponderEliminar
  3. Lindo lugar: la imaginacion

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario, sin él este blog no luce igual.

LIBRO DE VISITAS

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

REGISTROS DE MIS OBRAS

Todos los textos publicados en este blogs son de mi autoria y están registrados en
SafeCreative. 
Puedes utilizarlos, siempre y cuando no modifiques el texto y cites autor y procedencia.